¿Que es el Judaísmo Universal?

Standard

El Judaísmo universal, es una forma independiente de la Fe Hebrea; una cuyo fundamento es la luz que nace en el alma, cuando el creyente hace suyo el esperanzador mensaje que discurre de forma implícita no solamente a través de la Ley de Moisés, sino a través de toda la Escritura Hebrea. Y, este glorioso mensaje, es que el Juicio Divino sobre todas las naciones del Mundo, será el hacer que, cada individuo, reciba [de un modo u otro] el mismo bien [o mal] que haya sembrado, sin importar cual halla sido su raza, o cual halla sido su credo religioso; como está escrito- «Porque cercano está el día [del juicio] de יהוה sobre todas las naciones; [y, el juicio de יהוה, se resume en la siguiente sentencia:] “como tú hiciste, se hará [también] contigo; tu recompensa volverá sobre tu [propia] cabeza”»- Abdías 1:15.
¿Y por que es tan glorioso este mensaje? Pues porque provee la poderosa esperanza de que, a pesar de nuestra muchas y graves faltas, el Juez del Universo no fallará en hacernos justicia («El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?»- Génesis 18:25), devolviéndonos el mismo bien que hayamos realizado, sin importar cuan pequeño, o cuan insignificante, pueda haber parecido. Así, el hombre que desee ser perdonado por Dios, solamente tiene que perdonar a su prójimo; el hombre que desee recibir de Dios la gracia y la misericordia, solamente tiene que mostrar gracia y misericordia hacia su prójimo; y, el hombre que desee ser honrado por su Padre que esta en los Cielos, solo tiene que honrar a su padre que esta en la tierra.
La anterior verdad [que a menudo es conocida como “ley de medida por medida”, “ley de siembra y cosecha”, o “ley de ojo por ojo, y diente por diente”, según Éxodo 21:23-25], esta ilustrada en la historia de Faraón, así como de los Egipcios, quienes ahogaron [en las aguas del Nilo] a los “escogidos de Israel” [es decir, a los niños Hebreos]; y por tanto fueron ellos mismos ahogados en las aguas del mar Rubio (Éxodo 15:4-5). También es ilustrada en Nadab y Abiú, quienes pecaron con fuego; y por tanto fueron castigados con Fuego (Levítico 10:1-2). De igual modo, es ilustrada en la historia de Korah (Coré) y sus seguidores, quienes trataron de “hundir” a Moisés ante los ojos del pueblo de la Tierra (según Números 16:1-3); y por tanto fueron ellos mismos hundidos en la Tierra, ante los ojos del Pueblo (Números 17:32-34). También es ilustrada en la historia de Amán, quien hizo una horca para ejecutar al justo Mardoqueo, y terminó siendo ejecutado en la misma horca que había preparado (Ester 7:10). En adición, es ilustrada en la historia del Rey Agag, cuya espada había dejado sin hijo a las madres, y por tanto una espada dejó sin hijo a su propia madre (1 Samuel 15:33).
De hecho, quizás la Escritura que con mayor claridad ilustra la universalidad [e inmutabilidad] de la ley de “medida por medida”, es el pasaje donde el Creador dice lo siguiente: «A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. Porque, SI TÚ LLEGAS A AFLIGIRLES, Y ELLOS CLAMAREN A MÍ, CIERTAMENTE OIRÉ YO SU CLAMOR; Y MI FUROR SE ENCENDERÁ, Y OS MATARÉ A ESPADA, Y VUESTRAS MUJERES SERÁN VIUDAS, Y HUÉRFANOS VUESTROS HIJOS»- Éxodo 22:22-24. Note como, en el anterior pasaje, el Creador advierte solemnemente que, si algún hombre llegare a abusar de una viuda, o de un huérfano, Dios hará que tal hombre muera, de modo que su mujer se convierta en viuda, y su hijo en huérfano, a fin de de que algún otro hombre pueda también abusar de ellos.
Y, todo lo hasta aquí ilustrado, fue intimado en el libro de Bereshit (Génesis), donde se nos dice que, cuando יהוה (el Dios de Israel, bendito sea) formó al padre de toda la raza humana (Adán), lo primero que hizo fue crear un Jardín, a fin de que el hombre se ocupase en sembrarlo [labrándolo]. Como está escrito: «ENTONCES יהוה DIOS FORMÓ AL HOMBRE DEL POLVO DE LA TIERRA, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Y יהוה DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN, AL ORIENTE; y puso allí al hombre que había formado… TOMÓ, PUES, יהוה DIOS AL HOMBRE, Y LO PUSO EN EL HUERTO DE EDÉN, PARA QUE LO LABRARA y lo guardase»- Génesis 2:7-15.
¿Que significa este relato? Pues significa que, este Mundo, es como un Jardín, plantado por el Creador; significa que, el hombre, ha sido creado para que se ocupe en labrar (o “plantar”) el Jardín Divino; y significa que, si bien el Jardín de este Mundo contiene árboles de bien, y árboles de mal, el hombre está llamado a alejarse “del árbol de la maldad” [así como de su fruto], para ocuparse en cambio con sembrar “árboles de bien”. Y, este “sembrar el bien”, hará que el hombre “se gane la vida” [segando el mismo bien que ha sembrado]. Y es por esto que la Escritura exhorta al hombre a persistir en sembrar el bien [siendo integro, honesto, justo, misericordioso, y humilde]. Como esta escrito: «יהוה, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia, Y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, Ni hace mal a su prójimo, Ni admite reproche alguno contra su vecino. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, Pero honra a los que temen a יהוה. El que, aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; Quien su dinero no dio a usura, Ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás»- Salmo 15. Y también confirma lo mismo la Escritura que dice: «¿Con qué me presentaré ante יהוה, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará יהוה de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide יהוה de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios»- Miqueas 6:6-8.
En conclusión, el Creador ha ordenado [por medio de Moisés] que el hombre se abstenga de sembrar el mal, y que siembre en cambio el bien; de modo que, al final de sus días, pueda “comer” del mismo bien que haya sembrado [obteniendo así Vida eterna]. Como está escrito: «Apártate del mal, y haz el Bien, y [como resultado de esta conducta] tendrás Morada para Siempre (Vida sin fin)»- Salmo 37:27; Y también dice la Escritura: «Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela [pues así cosecharás, al final de tus días, la misma Paz que sembraste]»- Salmo 34:14; Y también dice en otro lugar: «No seas sabio en tu propia opinión [pues, la vida eterna, no esta en creer en una abstracta teología, sino en hacer el bien, y abandonar todo tipo de maldad e inmoralidad]; Teme [por tanto] a יהוה, y apártate del mal»- Proverbios 3:7.
¿Y como tememos a יהוה? Pues siguiendo el camino de los 10 dichos [o “Mandamientos”] ordenados por Dios a Moisés, como esta escrito: «Y Él os anunció su Pacto, el cual os mandó poner por obra; los Diez mandamientos, y los escribió en Dos tablas de Piedra»- Deuteronomio 4:13; «Estas [Diez] palabras habló יהוה a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y las escribió en dos Tablas de Piedra, las cuales me dio a mí»- Deuteronomio 5:22; «Guardarás, pues, los [Diez] Mandamientos de יהוה tu Dios, andando en sus caminos, y temiéndole»- Deuteronomio 8:6. ¿Y que continua diciendo el verso que sera la recompensa para aquellos que guardan los mandamientos? ¡Pues la vida eterna que prefigura la entrada a la Tierra Prometida! Como esta escrito: «… Porque יהוה tu Dios te introduce en la Buena Tierra [es decir, la Tierra de Canaán]…»- Deut. 8:7.

Judaismo Universal: Cuando sientas que tienes que “cruzar el Mar Rojo”, fija tu mirada en Moisés, pues él es el hombre escogido por Dios para llevarte a la otra orilla, y conducirte así hasta la Tierra prometida

Standard

¿Te sientes perdido? ¿Te sientes inseguro? ¿Te sientes oprimido y esclavizado por tus limitaciones físicas, espirituales, emocionales, o intelectuales? ¿Sientes que tu vida es como un grande e interminable desierto, en el cual divagas sin dirección ni rumbo? ¿Quieres servir a Dios, pero sientes que, tratar de hacerlo, es tan difícil como cruzar [a nado] el mar Rojo? ¡Pues te tenemos una buena nueva! Y, la buena nueva, es que la Ley Divina prefigura a las personas como tu por medio de aquellos esclavos Hebreos que vivieron oprimidos, y sin esperanza alguna bajo el pesado yugo de Faraón. Y la Escritura dice que, un día, llegó a sus vidas un mensajero Divino; un hombre de Dios, llamado “Moshe” (Moisés); y, una vez que estos esclavos aceptaron seguir a Moisés, su destino quedó sellado para siempre, pues Moisés les libró finalmente de su esclavitud, así como de su opresión y desasosiego.
Es que, al igual que tu, aquellos Hebreos sintieron que, confiar en Dios en medio de sus temores y angustias ante el ejército de Faraón, era tan difícil como intentar cruzar el mar rojo. Pero, en el momento en que decidieron permanecer firmes en su decisión de seguir a Moisés, su destino quedó sellado para siempre; pues Moisés se encargó de que lograran lo que parecía ser humanamente imposible (¡cruzar el mar rojo!).
Al igual que tu, los Hebreos sintieron que serían sobrecogidos por sus limitaciones humanas [es decir, por su necesidad de pan, de agua, y de protección tanto del calor como del frío del desierto]. Pero, el Creador, honró su compromiso con seguir a Moisés, dándoles codornices, dándoles pan del cielo, dándoles agua de la peña, dándoles una nube que les proveyese sombra durante el día, y un fuego que les proveyese calor [y luz] durante la noche.
Al igual que tu, los Hebreos estaban llenos de dudas; y, a la menor dificultad, estaban inmediatamente dispuestos a rendirse, para volver [voluntariamente] a la esclavitud egipcia. Pero, mientras insistiesen en seguir a Moisés, su destino estaba sellado para siempre, y nunca jamás volvería a ser en realidad esclavos, pues Moisés no vino para traer esclavitud, sino libertad, a todo aquel que le sigue.
Finalmente, al igual que tu, los Hebreos vagaron durante años en lo que parecía ser un grande e interminable desierto; pero, al final, todo Hebreo que permaneció firme en su compromiso de seguir a Moisés, selló su destino, llegando finalmente a la Tierra prometida; una tierra que fluye leche y miel; un lugar de abundancia, donde ya no tendrían carestía ni necesidad de cosa alguna. Como esta escrito: “PORQUE יהוה TU DIOS TE INTRODUCE EN LA BUENA TIERRA, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; TIERRA EN LA CUAL NO COMERÁS EL PAN CON ESCASEZ, NI TE FALTARÁ NADA EN ELLA; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. Y COMERÁS Y TE SACIARÁS, Y BENDECIRÁS A יהוה TU DIOS POR LA BUENA TIERRA QUE TE HABRÁ DADO”- Deuteronomio 8:7-10.
Note como, en el anterior pasaje, se nos promete que, quienes lleguen a la Tierra prometida, no comerán su pan con escasez, pues esta es una Tierra en la cual no hay falta ni necesidad de nada. Pero, ¿era esto literalmente cierto? ¿Acaso no dice la Escritura que, en repetidas ocasiones, hubo en esa tierra falta de alimentos, de modo que tanto Avraham, como Isaac y Jacob, tuvieron que abandonarla (Génesis 12:10, Génesis 26:1, & Génesis 42:5)?
Que significan estas cosas? ¿Acaso hay falsedad alguna en la Escritura? La respuesta es que, cuando el anterior pasaje promete entrada a la Tierra de Canaán, no habla en sentido literal, sino alegórico. Es decir, el “llegar a la tierra prometida”, que producirá nuestro compromiso con seguir a Moisés, es un prototipo de algo mucho mayor- de la promesa Divina de que, un día, habremos de salir del Egipto que es la presente esclavitud a nuestro “yetzer ha-ra” (es decir, a nuestro impulso a hacer lo malo), así como a los defectos, los sufrimientos, y las limitaciones que implican existir en un cuerpo físico; para llegar en cambio a “una nueva tierra”; a un lugar que tipifica el Jardín del Edén (es decir, el paraíso celestial); llegar a un ámbito paradisiaco, donde experimentaremos un plano de existencia infinitamente superior al presente; a una naturaleza angélica y espiritual, donde nunca experimentaremos nuevamente la muerte, la injusticia, la crueldad, el orgullo, el rencor, la envidia, la guerra, ni el engaño; donde no existirá mas la mentira, el llanto, ni la lucha de poder; a un lugar donde ya no sufriremos de las debilidades físicas que implica el vivir en un cuerpo físico y mortal; debilidades tales como el hambre, la sed, la enfermedad, el cansancio, el aburrimiento, el desasosiego, la tristeza, la incertidumbre, la duda, o el temor.
omo esta escrito: “CIERTAMENTE CONSOLARÁ יהוה A SION… Y CAMBIARÁ SU DESIERTO EN PARAÍSO, Y SU SOLEDAD EN HUERTO DE יהוה; SE HALLARÁ EN ELLA ALEGRÍA Y GOZO, ALABANZA Y VOCES DE CANTO… PORQUE LOS CIELOS SERÁN DESHECHOS COMO HUMO, Y LA TIERRA SE ENVEJECERÁ COMO ROPA DE VESTIR, Y DE LA MISMA MANERA PERECERÁN SUS MORADORES; PERO MI SALVACIÓN [QUE TRASCIENDE EL PLANO FÍSICO] SERÁ PARA SIEMPRE, MI JUSTICIA NO PERECERÁ… NO TEMÁIS AFRENTA DE HOMBRE, NI DESMAYÉIS POR SUS ULTRAJES. PORQUE COMO A VESTIDURA LOS COMERÁ POLILLA, COMO A LANA LOS COMERÁ GUSANO; PERO MI JUSTICIA PERMANECERÁ PERPETUAMENTE, Y MI SALVACIÓN POR SIGLOS DE SIGLOS [MANIFESTANDOSE SOBRE AQUELLOS QUE YA NO TIENEN UN CUERPO FISICO QUE PUEDA SER COMIDOS POR EL GUSANO, DE MODO QUE VIVEN POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS]… CIERTAMENTE VOLVERÁN LOS REDIMIDOS DE יהוה; VOLVERÁN A SION CANTANDO, Y GOZO PERPETUO HABRÁ SOBRE SUS CABEZAS; TENDRÁN GOZO Y ALEGRÍA, Y EL DOLOR Y EL GEMIDO HUIRÁN”- Isaías 51:3-11
Así que, cuando las circunstancias te hagan dudar de que seas capaz [o siquiera digno] de llegar a la Canaán celestial, sella tu destino, reafirmando tu compromiso con seguir a Moisés [viviendo guiado por lo escrito por Moisés sobre las dos tablas de piedra]; y recuerda que, ya en el pasado, Moisés condujo exitosamente hasta la Tierra de Canaán a cerca 3millones de esclavos Hebreos. Y recuerda también que, la esclavitud física, emocional, y sicológica que durante siglos sufrieron aquellos Hebreos, les convirtió en personas mucho mas licenciosas, mas pecadoras, mas rebeldes, mas obstinadas, mas tercas, y mas incrédulas, que lo que tu jamas podrás ser. En términos sencillos, si Moisés no tuvo dificultad alguna en conducir hasta las puertas de Canaán a aquellas 3 millones de vidas completamente rotas, marcadas, y traumatizadas, mucho menos tendrá problema alguno en llevarte también a ti.

Universal Judaism: The coming Torah of the Messiah

Standard

«When the Messiah finally arrives, he will teach us such a wonderful Torah, that none of us (Jews, Christians, and Muslims) will feel worthy of receiving it. And what will that Torah (instruction) be? That, although Israel is indeed God’s chosen people, God’s true Israel is composed of all who are committed to doing good, and thus have a clean heart (regardless of their ethnic background, or their religious creed). As it has been written: “Depart from Evil, and do Good, and [no matter if you are Jew, or gentile, you will] dwell for evermore”- Psalm 37:27; And also, “How good God is to Israel, [to what Israel?…] to those who are pure in heart!”- Psalm 73:1»

Judaísmo Universal : ¿Esperaba Dios que los Israelitas obedeciesen [literalmente] todos y cada uno de los mandamientos de la Ley?

Standard

La noble teología Nazarena, postula con absoluta contundencia que, ningún hombre puede agradar a Dios por medio de la obediencia a la Ley; pues [alegadamente], nadie puede cumplir con la exigencia Divina de tener que obedecer todos y cada uno de sus mandamientos. Pero, la pregunta que debe hacerse todo creyente, es si tal idea es una verdad Divina, que surge de la mente de Dios; o si surge en cambio de la vana imaginación de los hombres.
A fin de encontrar la respuesta a nuestra pregunta, examinemos el siguiente pasaje de la Ley: “CUIDARAS DE PONER POR OBRA TODO MANDAMIENTO QUE YO OS ORDENO HOY, PARA QUE viváis, y seáis multiplicados, y ENTREIS Y POSEAIS LA TIERRA QUE יהוה PROMETIO CON JURAMENTO A VUESTROS PADRES… GUARDARAS PUES LOS MANDAMIENTOS DE יהוה TU DIOS, andando en sus caminos, y temiendole. POR QUE [HACIENDO ESTO] יהוה TU DIOS TE INTRODUCE EN LA BUENA TIERRA…”- Deut. 8:1, & Deut. 8:6-7.
Note como en los dos anteriores pasajes Dios advierte a Israel que, el pre-requisito para poder entrar [o “ser introducidos”] en la Tierra Santa, es guardar todo mandamiento ordenado por Dios [en la Ley]. Es decir, si Israel no guardaba TODOS los mandamientos de la Ley, nunca podrían entrar a la Tierra prometida.
Siendo así las cosas, la pregunta lógica es la siguiente: ¿Que confirma la historia que realmente sucedió? ¿Confirma la historia que Israel entro en efecto a la Tierra de Canaán? ¿O no entro nunca en ella? ¿Confirma la historia que Israel poseyó la tierra de Canaán, que extermino a pueblos enteros, y que tanto los reyes de Judah como de Israel gobernaron por siglos la tierra de Canaán? ¿O confirma que ni David ni Salomón reinaron nunca sobre ella?
Y, si la respuesta que provee la historia a estas dos preguntas, es en la afirmativa, entonces nos queda otro remedio sino concluir que, si Dios introdujo a Israel en la Tierra prometida, tuvo que necesariamente deberse al hecho de que, el Creador, considero que [como un colectivo de creyentes], Israel cumplió con todos los mandamientos Divinos [es decir, cumplió toda la Ley]. Y, esto ultimo, echa por tierra el reclamo Nazareno que alega que, el Creador, demanda que cada Israelita cumpla perfectamente todos los mandamientos de la Ley.

Judaismo Universal : El creyente Hebreo no puede creer en Yeshua, pues la Escritura le ha ordenado desechar la mentira, la conjetura, y la especulación

Standard

La Escritura Hebrea, ordena al creyente decir y afirmar solamente aquello que es verdad, desechando todo lo que sea el producto de la falsedad, de la incertidumbre, o de la conjetura. Como esta escrito:
1) “EL JUSTO, ABORRECE LA PALABRA DE MENTIRA” (Proverbios 13:5)
2) “COMPRA LA VERDAD, Y NO LA VENDAS”- Proverbios 23:23
3) “EL HOMBRE DE VERDAD, TENDRÁ MUCHAS BENDICIONES”- Proverbios 28:20
4) “ABRID LAS PUERTAS, Y ENTRARÁ LA GENTE JUSTA, GUARDADORA DE VERDADES”- Isaías 26:2
5) «DE PALABRA DE MENTIRA TE ALEJARÁS… Porque todos sus caminos son rectitud; DIOS DE VERDAD, Y SIN NINGUNA INIQUIDAD EN ÉL … Estas [pues] son las cosas que habéis de hacer: HABLAD VERDAD CADA CUAL CON SU PRÓJIMO; [Y] JUZGAD SEGÚN LA VERDAD…»- Éxodo 23:7; Deuteronomio 32:4; & Zacarías 8:16

Y es por esto que, el creyente Hebreo, no puede aceptar los grandes reclamos que, acerca de Yeshua (Jesús de Nazaret), postula la noble religión Nazarena (es decir, el Cristianismo); Reclamos como alegar  que, el propósito de toda la Escritura Hebrea, es dar testimonio de Yeshua; que Yeshua seria la encarnación del Creador; que Yeshua seria el Mesías, que habría de Salvar y redimir al Mundo; que Yeshua seria el Sumo sacerdote, que derramaría su sangre en expiación por el pecado del Mundo; que Yeshua seria la verdad, y la vida; Que Yeshua seria el único camino al Padre; que Yeshua seria nuestro cordero Pascual; que Yeshua seria la Peña de Horeb, que esta brotando agua de Vida; que Yeshua seria aquella arca de Noé, que trajo salvación al mundo; y que Yeshua clavaría la Ley en la cruz, derribando así “la barrera de separación” que existía entre Judíos y gentiles.
¿Por que no puede el creyente Hebreo aceptar ninguna de estas cosas? Pues porque, ninguna de ellas, es el producto de la clara e incuestionable verdad revelada por Dios en la Escritura Hebrea, sino que son en cambio “la añadidura” que surge de la vana conjetura, así como de la conveniente y acomodaticia especulación.
Es que, la Escritura Hebrea, no dice nada que sea incuestionablemente cierto acerca de Yeshua ha Notseri (Jesús de Nazaret, paz y bendición sean con él). Y, la razón para ello, es que el nombre “Yeshua ha Notseri” (Jesús de Nazaret) no aparece siquiera una sola vez en toda la Escritura hebrea. De hecho, alegar que la Escritura Hebrea profetizaba que Yeshua ha Notseri (paz sea con el) seria el futuro Mesías, es un poco como alegar que, la Escritura Hebrea, profetizaba que, Muhammad (paz sea con el), seria el futuro profeta que habría de venir. Es que, alegar esto último, es tratar de vender como “clara verdad”, algo que cae en el ámbito de la conjetura y la especulación. ¿Por que? Pues porque, el mismo problema que tenemos con el nombre de “Yeshua ha Notseri”, lo tenemos también con el nombre de  “Muhammad”: Es decir, aunque  muchas de sus enseñanzas son lo suficientemente grandes y ennoblecedoras como para convertirse en un camino perfectamente valido para llegar a Dios, la realidad objetiva es que, nadie en la Biblia Hebrea, fue jamas llamado con el nombre del profeta Muhammad.
Claro, la respuesta que la anterior linea de razonamiento dan nuestros hermanos Nazarenos, es que, a pesar de que la Escritura Hebra falla en mencionar explícitamente el nombre “Jesús de Nazaret”, los Evangelio confirman que Jesús en efecto cumplió con las profecías que revelarían la identidad del Mesías (el Hijo de Dios). Pero, esto último, es caer en el mismo error. Es decir, tratar nuevamente de pasar como “verdad segura”, lo que en realidad es mera conjetura y especulación.
¿Por que? Pues porque, los evangelios, no fueron escritos personalmente por Yeshua, sino que fueron en cambio escritos por sus mas fieles y fanáticos seguidores, varias décadas luego de haber ocurrido las cosas que en ellos se alega. De hecho, algunos de los autores evangélicos, ni siquiera conocieron personalmente a Yeshua, de modo que no tenían modo de saber si, la información que recibían de segundas y terceras personas, era realmente cierta.
Es que, al escribir los Evangelios, sus autores no tuvieron como norte el ser rigurosamente precisos en relatar la verdad de los hechos históricos. ¿Por que? Pues porque, siendo fanáticos y seguidores de Yeshua, la finalidad de sus escritos no era reportar la verdad imparcial y objetiva, sino ensalzar la figura de su líder y salvador. Es decir, los autores evangélicos, hicieron de sus escritos una eficaz herramienta de proselitismo religioso, a fin de hacer nuevos adeptos para la fe en su Maestro. Y, esta ultima verdad, es tan contundente e incuestionable, que el Evangelio ni siquiera intenta esconderla, sino que la confiesa abiertamente, cuando dice: “Hizo además Yeshua muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero ÉSTAS [COSAS] SE HAN ESCRITO PARA QUE CREÁIS QUE YESHUA ES EL CRISTO, EL HIJO DE DIOS…”- Juan 20:30-31

Judaismo Universal : El creyente Hebreo no puede creer en Yeshua, pues la Escritura le ha ordenado desechar la mentira, la conjetura, y la especulación

Standard

La Escritura Hebrea, ordena al creyente decir y afirmar solamente aquello que es verdad, desechando todo lo que sea el producto de la falsedad, de la incertidumbre, o de la conjetura. Como esta escrito:
1) “EL JUSTO, ABORRECE LA PALABRA DE MENTIRA” (Proverbios 13:5)
2) “COMPRA LA VERDAD, Y NO LA VENDAS”- Proverbios 23:23
3) “EL HOMBRE DE VERDAD, TENDRÁ MUCHAS BENDICIONES”- Proverbios 28:20
4) “ABRID LAS PUERTAS, Y ENTRARÁ LA GENTE JUSTA, GUARDADORA DE VERDADES”- Isaías 26:2
5) «DE PALABRA DE MENTIRA TE ALEJARÁS… Porque todos sus caminos son rectitud; DIOS DE VERDAD, Y SIN NINGUNA INIQUIDAD EN ÉL … Estas [pues] son las cosas que habéis de hacer: HABLAD VERDAD CADA CUAL CON SU PRÓJIMO; [Y] JUZGAD SEGÚN LA VERDAD…»- Éxodo 23:7; Deuteronomio 32:4; & Zacarías 8:16

Y es por esto que, el creyente Hebreo, no puede aceptar los grandes reclamos que, acerca de Yeshua (Jesús de Nazaret), postula la noble religión Nazarena (es decir, el Cristianismo); Reclamos como alegar que, el propósito de toda la Escritura Hebrea, es dar testimonio de Yeshua; que Yeshua seria la encarnación del Creador; que Yeshua seria el Mesías, que habría de Salvar y redimir al Mundo; que Yeshua seria el Sumo sacerdote, que derramaría su sangre en expiación por el pecado del Mundo; que Yeshua seria la verdad, y la vida; Que Yeshua seria el único camino al Padre; que Yeshua seria nuestro cordero Pascual; que Yeshua seria la Peña de Horeb, que esta brotando agua de Vida; que Yeshua seria aquella arca de Noé, que trajo salvación al mundo; y que Yeshua clavaría la Ley en la cruz, derribando así “la barrera de separación” que existía entre Judíos y gentiles.

¿Por que no puede el creyente Hebreo aceptar ninguna de estas cosas? Pues porque, ninguna de ellas, es el producto de la clara e incuestionable verdad revelada en la Escritura Hebrea, sino que son la añadidura que surge de lo que puede describirse como “conveniente conjetura”, y “acomodaticia especulación”.

Es que, la Escritura Hebrea, no dice nada que sea incuestionablemente cierto acerca de Yeshua ha Notseri (Jesús de Nazaret). Y, la razón para ello, es que el nombre “Yeshua ha Notseri” (Jesús de Nazaret) no aparece siquiera una sola vez en toda la Escritura hebrea. De hecho, alegar que la Escritura Hebrea profetizaba que Yeshua ha Notseri (paz sea con el) seria el futuro Mesías, es un poco como alegar que, la Escritura Hebrea, profetizaba que, Muhammad (paz sea con el), seria el futuro profeta que habría de venir. Es que, alegar esto ultimo, es tratar de vender como “clara verdad”, algo que es mera conjetura y especulación. ¿Por que? Pues porque, lo mismo que sucede con el nombre de “Jesús de Nazaret”, sucede con el nombre del profeta “Muhammad”: Es decir, nadie en la Biblia Hebrea, es jamas llamado “Muhammad”.

Claro, la respuesta que a todo esto dan nuestro hermanos Nazarenos, es que, a pesar de que la Escritura Hebra falla en mencionar explícitamente el nombre “Jesús de Nazaret”, los Evangelio confirman en efecto que Jesús cumplió con todas las profecías que revelaban la identidad del Mesías (el Hijo de Dios). Pero, esto ultimo, es caer en el mismo erra. Es decir, tratar nuevamente de pasar como “verdad segura”, lo que en realidad es mera conjetura y especulación.

¿Por que? Pues porque, los evangelios, no fueron escritos personalmente por Yeshua, sino que fueron escritos por sus fanáticos y admiradores, varias décadas luego de ocurridas las cosas que en ellos se alegan. De hecho, algunos de los autores evangélicos, ni siquiera conocieron personalmente a Yeshua, de modo que no tenían modo de saber si, la información que recibían de segundas y terceras personas, era realmente cierta.

Es que, al escribir los Evangelios, sus autores no tuvieron como norte el ser rigurosamente precisos en relatar la verdad de lo ocurrido. ¿Por que? Pues porque, siendo fanáticos y seguidores de Yeshua, la finalidad de sus escritos no era reportar solamente la verdad objetiva, sino ensalzar la figura de su líder y salvador. Es decir, los autores evangélicos, hicieron de sus escritos una eficaz herramienta de proselitismo religioso, a fin de hacer nuevos adeptos para la fe en su Maestro. Y, esta ultima verdad, es tan contundente e incuestionable, que los autores evangélicos ni siquiera intentaron esconderla, sino que la confesaron abiertamente: “Hizo además Yeshua muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero ÉSTAS SE HAN ESCRITO PARA QUE CREÁIS QUE YESHUA ES EL CRISTO, EL HIJO DE DIOS…”- Juan 20:30-31

Judaismo Universal : La vana obsesión Mesiánica con los nombres y los términos Hebreos

Standard

El Creador, no es un Dios de semántica, de juegos de palabras, ni de difíciles y altisonantes términos hebreos. El Escudo de Israel, tampoco es un tirano religioso, que se presta para el cruel juego que implica esconderse de sus criaturas, o hacerse el difícil de encontrar. La realidad es que, el Creador, es un ser misericordioso, y compasivo, que ha hecho que la salvación del hombre sea sencilla y auto-evidente, de modo que, todo lo que el hombre necesita para obtener su salvación, es abandonar la maldad, y comenzar a hacer el bien que encarnan los mandamientos Divinos. Como esta escrito: «Apártate del mal, y haz el Bien, y vivirás para siempre»- Salmo 37:27. Y también dice, “Teme al Creador, y GUARDA SUS MANDAMIENTOS, PUES ESTO ES EL TODO DEL HOMBRE”- Eclesiastés 12:13.

De hecho, todas las complicaciones teológicas que presentan las religiones gentiles (Islam, Cristianismo, etc), no son sino el cumplimiento del antiguo proverbio que dice: “¿RIO REVUELTO?, ¡GANANCIA DE PESCADORES!”. Es decir, el producto de la sagacidad de hombres impíos, que utilizan la ignorancia religiosa de las masas para obtener algún tipo de beneficio o ganancia material (fama, prestigio, adulación, poder, dinero, seguridad, sexo, etc).

Recuerde siempre que, la Ley del Creador, dice que el hombre habrá de segar el mismo bien o mal que halla sembrado. Como esta escrito: «Porque TÚ (ADONAI YAH) PAGAS A CADA UNO CONFORME A SU OBRA»- Salmo 62:12. Así que, aléjese usted de todo dogma o credo que ponga su énfasis en “tener la teología correcta”, o en tener “el nombre correcto”, y no en hacer las obras de bien que ordenan los mandamientos Divinos [no robar, no mentir, no matar, no adulterar, honrar a los padres, observar el día de reposo, etc]. Es que, cualquier teología que le conduzca al abandono de los mandamientos, es soberbia y maldita. Como esta escrito: «Reprendiste a LOS SOBERBIOS, LOS MALDITOS, QUE SE DESVÍAN DE TUS MANDAMIENTOS»- Salmo 119:21