Independent Minyan : El Mesías, es “el espíritu” [es decir, la humilde y ennoblecedora aptitud] manifestado en un hombre al cual la Torah identifica por Nombre y Apellido

Standard

Si el Mesías es en efecto un hombre, ¿quien podría ser?; y, ¿que posible relación tendría con el Mesías de Cristianos y Musulmanes? Veamos a continuación lo que al respecto enseña la Torah (la Escritura Hebrea): Comenzaremos diciendo que, el Libro de los Salmos, enseña con claridad meridiana que, el rey David, es a su vez el Mesías. Y, la palabra Hebrea “Mesías”, no es sino la traducción al Castellano de la palabra Hebrea “Mashiach” (o “Meshiaj”); una palabra que literalmente significa “ungido” (con aceite). Cabe notar que, esta “unción” con aceite, era algo que estaba típicamente reservado para los Reyes y Sacerdotes de Israel [pero no era exclusivo de ellos, pues la Escritura Hebrea tambien llama “Mesias” a Ciro, el Rey Persa].
La Escritura predice que, este Rey Mesías, habrá de reinar un día sobre toda la Tierra. Como esta escrito: «Masquil de Etán Ezraíta: 19 Entonces hablaste en visión a tu santo, Y dijiste: HE PUESTO EL SOCORRO SOBRE UNO QUE ES PODEROSO; HE EXALTADO A UN ESCOGIDO DE MI PUEBLO. 20 HALLÉ A DAVID MI SIERVO; LO UNGÍ CON MI SANTA UNCIÓN (EN ESTE VERSO, LA PALABRA HEBREA QUE ES TRADUCIDA COMO “LO UNGI”, LITERALMENTE SIGNIFICA “LO HICE MESIAS”). 21 Mi mano estará siempre con él, Mi brazo también lo fortalecerá. 22 No lo sorprenderá el enemigo, Ni hijo de iniquidad lo quebrantará; 23 Sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos, Y heriré a los que le aborrecen. 24 Mi verdad y mi misericordia estarán con él, Y en mi nombre será exaltado su poder. 25 Asimismo pondré su mano sobre el mar, Y sobre los ríos su diestra. 26 EL ME CLAMARÁ: MI PADRE ERES TÚ, MI DIOS, y la roca de mi salvación. 27 YO TAMBIÉN LE PONDRÉ POR PRIMOGÉNITO, EL MÁS EXCELSO DE LOS REYES DE LA TIERRA. 28 Para siempre le conservaré mi misericordia, Y MI PACTO SERÁ FIRME CON ÉL. 29 Pondré su descendencia para siempre, Y SU TRONO COMO LOS DÍAS DE LOS CIELOS. 30 Si dejaren sus hijos mi ley, Y no anduvieren en mis juicios, 31 Si profanaren mis estatutos, Y no guardaren mis mandamientos, 32 Entonces castigaré con vara su rebelión, Y con azotes sus iniquidades. 33 Mas no quitaré de él mi misericordia, Ni falsearé mi verdad. 34 No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 35 UNA VEZ HE JURADO POR MI SANTIDAD, Y NO MENTIRÉ A DAVID. 36 Su descendencia será para siempre, y SU TRONO (SERA ETERNO) COMO EL SOL DELANTE DE MÍ. 37 COMO LA LUNA SERÁ FIRME PARA SIEMPRE, Y como un testigo fiel en el cielo. Selah» (Salmo 89:19-37).
NOTA: observe como, el mesías del anterior pasaje, seria uno que exhortaría a “sus hijos” a no abandonar la ley [a fin de no tener que ser castigados con vara ni azotes]; y este ultimo detalle, descalifica al nazareno, quien exhorto a sus hijos [espirituales] a abandonar la Ley (“La ley y los profetas eran hasta Juan;”- Lucas 16:16).
El hecho de que [al final de los tiempos] David será el Rey Ungido que reinará un día sobre todo Israel (así como sobre todos los pueblos de la Tierra) es también enseñado por el profeta Jeremías, cuando dice: «7 ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado. En aquel día, dice יהוה de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y extranjeros no lo volverán más a poner en servidumbre, 9 SINO QUE SERVIRAN A יהוה su Dios, y a DAVID SU REY, A QUIEN YO LES LEVANTARE (de entre los muertos)» (Jeremías 30:7-9).
El profeta Ezequiel confirmo esto mismo, cuando dijo: «… Y les dirás: Así ha dicho יהוה el Señor: HE AQUÍ, YO TOMO A LOS HIJOS DE ISRAEL DE ENTRE LAS NACIONES a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, Y UN REY SERÁ A TODOS ELLOS POR REY; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, Y LOS LIMPIARÉ; Y ME SERÁN POR PUEBLO, y yo a ellos por Dios. MI SIERVO DAVID SERÁ REY SOBRE ELLOS, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, Y MIS ESTATUTOS GUARDARÁN, y los pondrán por obra» (Ezequiel 3:21-24). NOTA: observe nuevamente como se predice que, el verdadero Mesías, llevara a Israel de vuelta a la obediencia a la Ley, y no a su abandono [como es el caso con el Nazareno].
En adición, el mas sabio de todos los hombres (el rey Salomón), también intimó esta misma verdad, cuando dijo: “NADA HAY NUEVO DEBAJO DEL SOL (ES DECIR, NO HAY NADA NUEVO EN ESTE MUNDO)”- Eclesiastés 1:9. En otras palabras, Salomón afirma que, si en el futuro habría de venir algún Rey Mesías, no podía ser un “nuevo” Rey Mesías [pues Salomón dice que no hay nada “nuevo” debajo del Sol], sino tenia que ser un Rey que hubiese ya reinado antes (o durante) la época en que Salomón escribe su libro de Eclesiastés. Pero, como solamente dos reyes (Saúl Y David) habían sido “ungidos” antes de Salomón, ese Rey “ungido” (Mesías) que habría de venir, tendría que por eliminación ser el Rey David [ya que fue el único de los dos reyes que contó con el claro e inequívoco favor Divino].
Pero, ¿donde deja esta interpretación a los dos billones de Cristianos que aseguran rotundamente que Jesús fue el Mesías? La contestación es la siguiente: La Escritura dice claramente que David es el Mesías; así que, cualquier otro posible Mesías, no puede ser otra cosa que una manifestación del espíritu de David. Es decir, así como el Cristianismo reclama que Juan el Bautista fue una manifestación del espíritu de Elías; de ese mismo modo el Galileo pudo haber sido una manifestación del espíritu de David. Y esto explica el hecho de que, cuando Herodes toma (ilícitamente) por mujer a la esposa de su hermano Felipe (una grave violación de la Ley de Dios) fuese Juan el Bautista (¡y no Jesús!) quien tuviese el valor y la fe de confrontarle (Marcos 6:14-18).
¿Como es posible que Juan el Bautista (un mero pecador) pudiese mostrar mayor celo por los mandamientos Divinos, que aquel que era supuestamente el Mesías? ¡Pues muy sencillo! Era que, el espíritu de David (que se manifestaba en el Galileo), sabía instintivamente que, en su anterior vida, había sido culpable de cometer el mismo pecado que ahora cometía Herodes: tomar (ilícitamente) por mujer a Betsabé, la esposa de su “hermano” Israelita (Urías Heteo). Así, el espíritu de David [que se manifestaba en Jesús], le impedía “sacar la paja del ojo del Rey Herodes”, sabiendo que, en su anterior vida (como el Rey David), había tenido en su propio ojo “una viga mucho mas grande”.
Pero, si existe la posibilidad de que Jesús haya encarnado al espíritu del Mesías David, ¿Por que no fue Jesús la ultima y suprema manifestación de ese Mesías? ¿En que fallo el Nazareno? Pues la respuesta es que, Jesús, cayo en el mismo error que cayo el primer Rey ungido (el Rey Saúl); pues se exalto exageradamente a si mismo, y se enfrasco en una continua guerra contra aquellos hermanos hebreos que percibía como competencia por el poder (los escribas y los fariseos). Y, haciendo estas cosas, Jesús dio la espalda al espíritu de David. Es que, el espíritu que se manifestó en David, era el espíritu de quien rehúsa difamar, maldecir, o siquiera levantar la mano contra aquellos que le oprimen y le persiguen. De hecho, David no solamente rehusó contender contra Saúl por la obtención un reino y un poder que en justicia pertenecían a David [pues Dios así se lo había prometido], sino que se anonado a si mismo, renunciando a su titulo de “Ungido” [o “Mesías”], para conferirselo en cambio a Saúl [quien no era digno de tal distinción], como esta escrito: “He aquí han visto hoy tus ojos cómo יהוה te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdoné, porque dije: NO EXTENDERÉ MI MANO CONTRA MI SEÑOR, PORQUE ES EL UNGIDO DE YAH”- 1 Samuel 24:10.
NOTA: en este ultimo pasaje, la palabra hebrea que se ha traducido como “ungido”, es “Meshiaj” (una palabra que traducimos al Castellano como “Mesías”). Así que, el espíritu de David, se anonado hasta lo sumo, honrando a aquel que le odiaba, que le despreciaba, y que intentaba matarle; no pagando mal con mal, sino atribuyendole poder y gloria [es decir, atribuyendole a Saúl el titulo de Señor, y Mesías]. Y, esta suprema y Divina bondad [que caracterizo al espíritu de David], fue la que estuvo ausente del Nazareno, impidiéndole así el triunfo.
Al final de los tiempos, el Rey David (es decir, su espíritu) volverá a manifestarse en medio de Israel, exhortando a los justos de entre el pueblo a volver a la obediencia nacional y colectiva de la Ley de Dios. Muchos en Israel seguirán su llamado, pero las naciones gentiles le aborrecerán, tildándole de “Anticristo”. Entonces, guiados por un gran Engañador, traerán sus ejércitos a la Tierra Santa, para hacerles guerra, como esta escrito: «¿Por qué se amotinan las naciones gentiles? ¿Por qué hacen planes vanos? LOS REYES Y GOBERNANTES DE LA TIERRA SE REBELAN, Y JUNTOS CONSPIRAN CONTRA EL SEÑOR Y SU REY UNGIDO (Su Mesías David). Y gritan: “¡Vamos a quitarnos sus cadenas! ¡Vamos a librarnos de sus ataduras! (les decir, las cadenas y las ataduras de la Ley de Dios)”» -Salmo 2:1-3, Biblia “Dios Habla Hoy”. Pero, cuando hagan la guerra, Dios intervendrá, dando a David y a Israel, una aplastante y sobrenatural victoria. Esto hará que los gentiles entiendan lo errado que estuvieron con respecto a Israel [a quien siempre habían considerado “enemigo de Dios”], así como lo errado de las creencias surgidas tanto del antiguo Monte Calvario, como del antiguo Monte donde esta la cueva de Hira [es decir, lo errado de las teologías Mesiánicas de tanto Cristianos como Musulmanes]. Como esta escrito: «desde los confines de la Tierra VENDRÁN A TI (EN ISRAEL) LAS NACIONES GENTILES, Y DIRÁN: “SÓLO MENTIRA HEREDARON NUESTROS ANTEPASADOS; HEREDARON LO ABSURDO, LO QUE NO SIRVE PARA NADA”» (Jeremías 16:19).
Y esto también dará cumplimiento a la profecía que dice: «DELANTE DE SU ROSTRO IBA MORTANDAD, Y A SUS PIES SALÍAN CARBONES ENCENDIDOS. Se levantó, y midió la tierra; Miró, e hizo temblar las gentes; LOS MONTES ANTIGUOS (es decir, el monte Calvario, y el monte Hira, que representan respectivamente al Cristianismo y al Islam) FUERON DESMENUZADOS» (Habacuc 3:5-6).

Advertisements

Judaismo Universal (Independent Minyan): ¿Cumplió Yeshua (paz y bendición sean con el) lo profetizado en Isaías 53?**

Standard

Yeshua (Jesús de Nazaret, paz y bendición sean con el) no pudo haber sido el Mesías alegadamente mencionado el capitulo 53 del libro de Isaías. ¿Por que? Pues porque el profeta habla de alguien en cuya boca nunca hubo engaño, como esta escrito: “nunca hizo maldad, NI HUBO ENGAÑO EN SU BOCA”- Isaías 53:9. Pero Yeshua no cumplió con este requisito, pues el evangelio demuestra que hubo múltiples engaños en su boca. ¿Cual fueron algunos de esos engaños? Pues he aquí algunos de ellos:
1) Yeshua dijo que un profeta no podía morir fuera de Jerusalén: “porque NO ES POSIBLE QUE UN PROFETA MUERA FUERA DE JERUSALÉN”- Lucas 13:33. Y, esto ultimo, es pura mentira, pues tanto Avraham como Jacob fueron profetas (Génesis 20:17 & Génesis 49:1), y sin embargo murieron fuera de Jerusalén. De hecho, a pesar de que Moisés fue el mas grande de todos los profetas (“Y NUNCA MÁS SE LEVANTÓ PROFETA EN ISRAEL COMO MOISÉS”- Deut. 34:10), tampoco murió en Jerusalén, sino en las llanuras de Moab; como esta escrito- “Y murió allí Moisés, siervo de יהוה , EN LA TIERRA DE MOAB”- Deut. 34:5.
2) Yeshua mintió, cuando dijo que la Ley ordenaba al Judío aborrecer a su enemigo (“OÍSTEIS QUE FUE DICHO: AMARÁS A TU PRÓJIMO, Y ABORRECERÁS A TU ENEMIGO”- Mateo 5:43). ¿Y por que es falsa esta aseveración? Pues porque, en toda la Ley, no hay un solo texto que diga literalmente eso. De hecho, la Ley dice lo contrario; cuando ordena que mostremos bondad hacia el enemigo, como esta escrito- “SI ENCONTRARES EL BUEY DE TU ENEMIGO O SU ASNO EXTRAVIADO, VUELVE A LLEVÁRSELO. SI VIERES EL ASNO DEL QUE TE ABORRECE CAÍDO DEBAJO DE SU CARGA, ¿LE DEJARÁS SIN AYUDA? ANTES BIEN LE AYUDARÁS A LEVANTARLO”- Éxodo 23:4-5:
3) Yeshua mintió, cuando dijo que no había verdad en el demonio (“PORQUE NO HAY VERDAD EN ÉL. Cuando habla mentira, de suyo habla; PORQUE ES MENTIROSO, Y PADRE DE MENTIRA”- Juan 8:44). Y, esto ultimo, es obviamente falso; pues el evangelio cita al demonio confesando públicamente que Yeshua era el hijo de Dios (“También salían demonios de muchos, dando voces y DICIENDO: TÚ ERES EL HIJO DE DIOS”- Lucas 4:41). Y es obvio que, si el demonio no decía la verdad, entonces Jesús tampoco decía, cuando alegaba ser el hijo de Dios (“¿ERES TU EL CRISTO, EL HIJO DEL [DIOS] BENDITO? Y JESUS LES DIJO: YO SOY”- Marcos 14:61-62 ).
4) Jesús permitió que hubiese engaño en su boca, cuando prometió que volvería nuevamente al Mundo, antes que sus apóstoles hubiesen acabado de recorrer todas las ciudades de Israel (“Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque DE CIERTO OS DIGO, QUE NO ACABARÉIS DE RECORRER TODAS LAS CIUDADES DE ISRAEL, ANTES QUE VENGA EL HIJO DEL HOMBRE”- Mateo 10:23). Es que los apóstoles tuvieron el resto de sus vidas para recorrer hasta la saciedad todas las ciudades de Israel, y sin embargo Yeshua no cumplió su promesa de volver.
Finalmente, Isaías 53 describe a un personaje que nunca tuvo pecados (“NUNCA HIZO MALDAD, ni hubo engaño en su boca”- Isaías 53:9). Pero Yeshua tuvo en efecto pecados. ¿Como lo sabemos? Pues lo sabemos porque, el hombre que esta sin pecados, no necesita aprender obediencia, pues ya obedece perfectamente al Creador. Y es por esto que, alegar que Yeshua no tenia pecados, es vano y caprichoso; pues “el Nuevo Testamento” reconoce abiertamente que Jesús necesito aprender obediencia. Como esta escrito: “Y aunque era Hijo, POR LO QUE PADECIÓ, APRENDIÓ LA OBEDIENCIA”- Hebreos 5:8.
En conclusión, Yeshua (paz se con el) no pudo haber sido el cumplimiento del capitulo 53 del libro de Isaías, pues no solamente hubo maldad en su corazón, sino también engaño en su boca.

La Fe Nazarena es válida; pero el “B’rit Hadasha” es teológicamente errado, pues menoscaba, niega, y contradice las grandes verdades Divinas, previamente reveladas por Dios a Moisés, así como a su Pueblo Israel

Standard

La noble religión Nazarena, es un camino perfectamente válido para agradar al Creador, pues alienta a sus adeptos a volverse a Dios en sincero arrepentimiento. Pero, a pesar de sus muchas [y grandes] virtudes, los postulados teológicos esbozados por la noble tradición Cristiana, niegan y contradicen todo lo revelado por Dios al pueblo Hebreo. Y es por esto que, la persona que ha conocido el mensaje de la Ley Divina [que no es otro sino tratar a todos con la misma bondad, justicia, y humildad con que desearíamos ser nosotros mismos tratados], no puede asentir con la teología Nazarena; pues, afirmando como cierto, algo que niega la verdad Divina, comete un tipo de “suicidio intelectual”; y viola el mandato Divino que le ordena alejarse de toda falsedad (Éxodo 23:7). ¿Y por que debe el creyente alejarse de la falsedad? ¡Pues porque, la mentira, es como la arena movediza; donde, cada movimiento que hacemos, nos hunde mas en ella! Es decir, por cada nueva mentira que decimos, nos vemos forzados a urdir una mentira adicional [a fin de poder justificar nuestra anterior mentira]. Y es por eso que, el Dios de Israel, odia a los mentirosos, y ha prometido cerrarles la boca (Proverbios 13:5, & Salmo 63:11).
La realidad es que, aunque los reclamos que hace la teología Nazarena, parecen ser tan grandes como una montaña, la evidencia que de ellos provee la Tanak (la Ley, los Profetas, y los Escritos), es tan pequeña, que parece ser un cabello de la barba [de suerte que, la poderosa montaña de reclamos, termina colgando de un débil cabello de evidencia). Es que, si interpretamos literalmente la Biblia Hebrea (o “Tanak”), descubriremos que, esta última, echa por tierra todos y cada uno de los grandes reclamos teológicos esbozados por nuestros hermanos Edomitas (Nazarenos). Por ejemplo:

1) Es falso que los creyentes Hebreos deban seguir a los creyentes Nazarenos; pues la Ley muestra que, al final de los tiempos, todas las naciones subirán a Jerusalén, a fin de celebrar la fiesta Hebrea de los Tabernáculos, la fiesta de la Luna Nueva, y la fiesta del Sábado Judío (Zacarías 14:16, & Isaías 66:23). En adición, la Ley dice que 10 hombres [gentiles] echarán mano de un creyente Hebreo, para acompañarle a Jerusalén, pues reconocerán que Dios esta de parte de los Hebreos (Zacarías 8:23). Finalmente, será la Ley de los Hebreos [y no la Gracia de los Nazarenos] la que saldrá de Sion (Jerusalén), hacia el resto de las naciones del Mundo, a fin de que todos puedan aprenderla (Isaías 2:3). ¿Y que harán las naciones gentiles, que se obstinaron en desobedecer la Ley? Pues que vendrán, y confesaran el extravío de sus tradiciones religiosas; como esta escrito- «… A ti vendrán Naciones [gentiles] desde los extremos de la Tierra, y dirán: “Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho”» (Jeremías 16:19).
2) Es falso que el Creador haya hecho de “Yeshua” (paz y bendición sean con él) “la imagen visible del Dios invisible”; pues es inconcebible que, el Dios que catalogó de corrupto, el que su Pueblo adorase la imagen de algún hombre (Deut. 4:23, & Deut. 4:15-16), venga luego y asuma la imagen del hombre llamado Yeshua, [¡un hombre que demandaba ser adorado!]. Y es desquiciado creer que, el Padre Celestial, que dijo que “los hijos de los hombres” son vanidad, son mentira, y son menos que nada (Salmo 62:9 ), venga luego y se convierta a si mismo en un hijo de hombre (Juan 10:30, & Juan 14:10), haciéndose de ese modo vanidad, mentira, y menos que nada. Finalmente, Dios es un Espíritu (Salmo 139:7); pero Yeshua admitió en cambio ser un hombre de carne y hueso (Lucas 24:39).
3) Es falso que Yeshua haya sido la encarnación de la Deidad [pues Dios no es hombre, ni Hijo de hombre, según Números 23:19, & 1 Samuel 15:29].
4) Es falso que Yeshua haya sido el Creador, que vino [literalmente] a la Tierra; pues el Creador es demasiado grande como para morar [literalmente] en la Tierra, según 1 Reyes 8:27.
5) Es falso que Yeshua sea parte de una Trinidad con el Dios de Israel, pues no hay otros dioses con el Creador [es decir, no hay nadie que sea un “co-Dios” con el Creador], según Deuteronomio 32:39.
6) Es falso que la Ley fuese una “barrera de separación”, que mantuviese a los Gentiles alejados del Pueblo de Dios; pues, la Ley, siempre alentó a los gentiles a convertirse a la Fe Hebrea, según Isaías 56:6-7.
7) Es falso que el Creador haya decidido salvar al mundo por medio de “la locura de la prédica” [del Evangelio]; pues Dios prohíbe a su Pueblo volverse a la locura (Salmo 85:8).
8) Es falso que el creyente deba a Yeshua, la misma gloria que debe al Dios de Israel; pues, este último, no comparte su gloria con nadie, y no desea que sus hijos mencionen el nombre de otros dioses (Yeshua, Allah, Krishna, etc), según Isaías 42:8 & Éxodo 23:13. Y Yeshua también lo confirma, cuando rehúsa aceptar la gloria que le ofrecen los hombres (Juan 5:41).
9) Es falso que el hombre no pueda escoger abandonar la maldad, para hacer en cambio lo bueno; pues “aunque el pecado esta a la puerta, el hombre puede enseñorearse de él” (Génesis 4:7).
10) Es falso que Dios espere que el hombre obedezca perfectamente la Ley, a fin de obtener el beneplácito Divino. ¿Por que? Pues porque, el Creador, dio testimonio de haberse agradado del Rey David, a pesar de que David no obedeció perfectamente la Ley (1 Reyes 14:8). En adición, Dios juzgó que, la conducta de Job, era perfecta; a pesar de que Job era un hombre imperfecto (Job 1:8 , & 2:3).
11) Es falso que la Ley haya sido abrogada, para ser en cambio sustituida por la Gracia. ¿Por que? Pues porque no podemos quebrantar la Ley (quitándole ni añadiéndole nada), según Deuteronomio 12:32; porque, quienes rehúsan obedecer la Ley, terminan siendo cola, en vez de cabeza (Deut. 28:44); porque, quienes abandonan la Ley, son castigados con ceguera, locura, y turbación de espíritu (Deut. 28:15&28); porque, la locura de abandonar la Ley, conduce al hombre a alabar a los impíos (Prov. 28:4); y porque, la Ley, es perfecta [y, lo que ya es perfecto, nunca tendrá necesidad de ser mejorado, sustituido, ni abrogado por ninguna otra cosa, según el Salmo 19:7].
12) Es también falso que los mandamientos sean una maldición; pues los mandamientos alegran el corazón (Salmo 19:8), y son la sabiduría y la inteligencia del Pueblo Santo (Deut. 4:6).
13) Es falso que el creyente no tenga que seguir obedeciendo los 10 Mandamientos. ¿Por que? Pues porque, el hecho de que fueron escritos en Piedra (Deut. 4:13), significa que los Mandamientos son para siempre, habiendo sido afirmados eternamente (Salmo 111:7-8); porque, guardar los mandamientos, son el todo del hombre (Eclesiastés 12:13); porque, los que dejan los mandamientos, son gente soberbia y maldita (Salmo 119:21); porque, Dios no escucha la oración del que no hace caso de la Ley (Prov. 28:9); y porque, el Creador, ha ordenado que meditemos día y noche en la Ley, a fin de obedecer lo que en ella se nos ordena [si es que deseamos obtener la bendición y la prosperidad Divina, según Josué 1:8].
14) Es falso que, el “B’rit Hadasha” [que predica “el abandono de la Ley”], sea el cumplimiento del “Nuevo pacto” aludido en Jeremías 31:31; pues, cuando llegue ese nuevo pacto, Israel no abandonará la Ley, sino que la tendrá en lo mas profundo de su mente, y de su corazón (Jeremías 31:33); Cuando llegue ese nuevo pacto, todo Israel conocerá a Dios (Jeremías 31:34); y, cuando llegue ese nuevo pacto, el Creador hará solamente bien a Israel, no teniendo que reprocharle sus pecados, ni su incredulidad (Jer. 32:38-42).
15) Es falso que Yeshua sea “la roca” a la cual deben mirar los creyentes Hebreos [pues la Escritura muestra que esa roca es Abraham, según Isaías 51:1-2].
16) Es falso que Yeshua haya sido tanto “el Hijo de Dios”, como “el Siervo de Dios” [pues, estos dos títulos, pertenecen a Israel, según Éxodo 4:22 & Isaías 44:21].
17) Es falso que Yeshua haya sido el “Rey ungido” [o “Rey Mesías”] que habrá de reinar un día sobre Israel [pues, este puesto, corresponde al Rey David, según Jeremías 30:8-9, y Ezequiel 37:24].
18) Es falso que Yeshua haya sido el alegado Mesías de Isaías 53:1-7; pues, el personaje allí descrito, engendraría tantos hijos biológicos, que “su generación” [es decir, sus descendientes] no podría ser contada (Isaías 53:8). Pero en cambio Yeshua, no engendro ni siquiera un solo hijo [pues nunca se casó].
19) Es falso que Yeshua haya sido “el Hijo” [o “renuevo”] de David, descrito en Isaías 11:1-5. ¿Por que? Pues porque, según la Ley, la descendencia sigue la linea del Padre biológico de la criatura (Génesis 5:1-32); y, como el B’rit Hadasha afirma que Yeshua no tuvo un padre biológico [pues alegadamente fue engendrado por el Espíritu Santo], entonces Jesús no era un descendiente biológico de David. En adición, Isaías dice que, la manera en que sabremos que el personaje descrito en su libro, finalmente ha llegado, es que veremos una transformación milagrosa en la naturaleza; pues el león dejará de comerse al becerro, y comerá en cambio paja; el lobo no comerá mas al cordero, ni el leopardo comerá al cabrito; la serpiente no morderá a ninguna persona; y un niño podrá pastorear [confiadamente] una manada de fieras salvajes (Isaías 11:6-9).
20) Es falso que Yeshua haya sido el sacrificio expiatorio por los pecados del mundo, pues nadie puede morir por la maldad de alguna otra persona, sino que “cada cual morirá por su propia maldad” (Jer. 31:30, Ezeq. 18:20-22, & Deut. 24:16). En adición, las ofrendas por el pecado, tenían que ser sin defecto (Lev. 22:19); Pero, desafortunadamente, Yeshua tenia defectos; pues, siendo un hombre de carne y hueso, es imposible que haya hecho solamente el bien, sin nunca haber pecado (Eclesiastés 7:20). De hecho, en Mateo 19:17, el B’rit Hadasha admite que Yeshua no era “bueno”; y esto es prueba adicional de que, Yeshua, no era el Dios de Israel, quien es absolutamente bueno (Salmo 106:1). En adición, Lucas 7:28 admite que, Juan el Bautista, era mayor que Yeshua; pues, a diferencia de este último, estuvo dispuesto a ser decapitado (Lucas 3:19-20, & Marcos 6:27), obedeciendo el mandamiento que ordena al verdadero profeta, amonestar al impío (Ezequiel 3:18).
21) Yeshua tampoco pudo haber sido el Sumo sacerdote que oficiase el sacrificio expiatorio por los pecados de todo Israel; pues, según Éxodo 28:1, & Núm. 18:7, ese Sumo Sacerdote tenía que ser un descendiente de la tribu de Leví, y Yeshua no cumplía con ese requisito; pues, su familia biológica, pertenecía a la tribu de Judá (Lucas 3:33-34).
22) Es falso que María (paz sea con ella) haya sido “la virgen” de Isaías 7:14; pues, esa “virgen”, es en realidad una personificación alegórica de la comunidad compuesta por las casas, las ciudades y las tribus de Israel, según Isaías 37:22, Amos 5:2-3, & Jeremías 18:13.
23) Es falso que Yeshua haya sido el “Emanuel” que habría de ser engendrado por la Virgen de Isaías 7:14; pues, como el nombre “Emanuel” literalmente significa “Dios (está) con nosotros”, es obvio que “Emanuel” no es una persona, sino una pluralidad [o “comunidad”] de individuos. Esta comunidad, seria testigo de una liberación tan grande, que no tendría otro remedio que proclamar que Dios estaba con ellos [¡Emanuel!]. ¿Cual sería esa comunidad? Pues la de los creyentes que verían como, la Tierra de Rezín y de Peka [los reyes de Siria e Israel que se habían levantado contra Judá, según Isaías 7:1-2], sería arrasada por el rey de Babilonia; como está escrito- «he aquí, por tanto, que el Señor hace subir sobre ellos (Peka y Rezín) aguas de ríos, impetuosas y muchas, esto es, al rey de Asiria, con todo su poder; el cual subirá sobre todos sus ríos, y pasará sobre todas sus riberas… y extendiendo sus alas, llenará la anchura de tu tierra, oh Emanuel»- Isaías 8:7-8. ¿Y que proclamaría esta comunidad, luego de ver esta gran liberación? Pues proclamarían: «Tomad consejo, y será anulado; proferid palabra, y no será firme, porque ¡Dios está con nosotros! [¡Emanuel!]»- Isaías 8:10.
24) Es falso ue Yeshua haya sido el cordero pascual, cuyo sacrificio cargaría con los pecados de toda la nación Israelita; pues, los pecados de Israel, no eran expiados por nada de lo que acaecía en la fiesta de la Pascua, sino por lo acaecido en la fiesta de Yom Kippur (es decir, en la gran fiesta de la Expiación), según Levítico 16:19. Y, el animal que cargaba con el pecado de Israel [durante esta fiesta de Yom Kippur], no era un cordero, sino un macho cabrío. No solamente esto, sino que, ese macho cabrío [que se llevaba los pecados de toda la Nación], no era sacrificado por el Sumo sacerdote, ni tampoco era su sangre derramada [como se alega que sucedió con Yeshua], sino que era en cambio enviado [vivo] al desierto (Lev. 16:20-22). En adicion, los pecados individuales no eran expiados por un cordero, sino por una cabra (Levítico 4:27-28).
25) Es falso que, el perdón de pecados, demande el derramamiento de sangre inocente. ¿Por que? Pues porque, el sacrificio de animales, es solo sombra y figura del verdadero sacrificio que agrada al Creador; que no es otro sino el corazón contrito y humillado (Salmo 51:17); y porque, el Creador, ha prometido perdonar el pecado de todo aquel que se humilla, invocando Su Nombre, y convirtiéndose de su maldad (2 Cron. 7:14, Prov. 28:13, Jer. 36:3, Isaías 1:16-18, & Isaías 55:7). Y, estas promesas de perdón, no demandan sangre alguna, fuera de la que sube al sonrojado rostro del pecador, que se avergüenza de su pecado, y que abandona su vida de maldad.
26) Es falso que Yeshua haya sido el Salvador del Mundo [pues no hay otro Salvador fuera de יהוה , según Isaías 43:11, & 43:3]. En adición, Yeshua reconoció ser un “hijo del Hombre” (Mateo 18:11); Y, la Tanak, enseña que no hay salvación alguna en el Hijo del Hombre (Salmo 146:3). No solo eso, sino que, la palabra Hebrea que traducimos como “Mesías”, literalmente significa “Ungido”; un titulo que nunca tuvo la intención de aplicarse a una persona exclusiva; pues, tanto Aarón, como Saúl, David, y el Rey [pagano] Ciro [entre muchos otros], fueron llamados “Mesías” (o “Ungido”), según Levítico 4:3&5, 1 Samuel 2:35, 1 Sam. 12:5, 15:17, 24:6, 2 Sam. 22:51, & Isaías 45:1. Y la Tanak enseña que, aun el hombre que ha sido hecho un “Ungido” de Dios (o “Mesías” de Dios), necesita en si mismo ser salvado [por יהוה ]; como esta escrito- «Ahora conozco que יהוה salva a su “Ungido” (o “Mesías”)»- Salmo 20:6. Y el B’rit Hadasha también lo confirma, cuando dice que Yeshua necesitó ser “salvado” [o “librado”] de la muerte (Hebreos 5:7).
27) Es falso que Yeshua haya vivido una vida libre de pecados; pues “todos los hombres son concebidos en pecado” [por sus respectivas madres], según el Salmo 51:5; y porque, “no hay hombre que haga solo el bien, y nunca peque”, según Eclesiastés 7:20.
28) Es falso que Yeshua haya sido el único hombre justo que jamás haya existido [pues tanto Noé, como Lot, fueron justos ante Dios, según Gén. 6:9, Y Gén. 18:23].
29) Es falso que, fuera de Yeshua, no exista hombre que haya hecho lo bueno; pues tanto Asa, como Ezequías, fueron hombres que hicieron lo bueno (2 Cron. 14:2, & 2 Cron. 31:20).
30) Es falso que Yeshua haya hecho mayores milagros que cualquier otro profeta [pues nadie hizo mayores milagros que Moisés, según Gen. 34:11].
31) Es falso que, la Vida Eterna, sea el producto de creer que Yeshua haya sido el Mesías; pues, la Vida Eterna, en realidad es el producto de apartarse del mal, para hacer en cambio el bien (Salmos 37:27).
32) Es falso que Yeshua haya sido “la Verdad”; pues, es “la Ley”, y no el Nazareno, lo que realmente es “la Verdad” (Salmos 119:142).
33) Es falso que Yeshua haya sido “el Camino”; pues, “el Camino” que Dios ha dispuesto para los creyentes, es la obediencia a los 10 mandamientos de la Ley, según Salmo 119:27&32, Jueces 2:17, Deut. 5:29-33, y Deut. 11:22-23.
34) Es falso que Yeshua haya sido “la Vida” [pues, “la Vida”, es cumplir todas las palabras de la Ley de Dios, según Deut. 32:46-47].
35) Es falso que hayamos heredado la muerte espiritual, a consecuencia del pecado de nuestros Padres [Adán y Eva]; pues, los hijos, no han de morir por el pecado de sus padres (Deut. 24:16).
36) Es falso que, Yeshua, haya sido mayor que Moisés; pues, cuando Moisés hablaba con el Padre Celestial, la conversación era tan real y certera, que nadie en la multitud dudaba de su autenticidad (Éxodo 33:11, Éxodo 19:17-19, & Deut. 5:22-27); pero, cuando Yeshua hablaba con el Padre Celestial, la conversación era tan confusa y dudosa, que la multitud dudaba que hubiese realmente ocurrido (Juan 12:28-29). En adición, la Ley dice que, nunca se levantó en Israel, otro profeta mayor que Moisés (Deut. 34:10).
37) Es falso que, lo que Dios pide del Hombre, es que crea en Yeshua; pues, lo que Dios realmente pide, es que amemos “obrar con justicia, con misericordia, y con humildad” (Miqueas 6:8).
38) Es falso que, “la Gracia”, viniese por medio de Yeshua; pues Noé halló “gracia” ante los ojos de Dios (Gen. 6:8); y Moisés invocó sobre Israel “la gracia del que habitó en la zarza” (Deut. 33:16).
39) Es falso que Dios espere que los creyentes Hebreos acepten “el presente” [o “regalo”], de “la Salvación gratuita”; pues, los regalos, impiden juzgar con claridad, pervierten la Justicia divina, y corrompen el corazón (Éxodo 23:8, & Eclesiastés 7:7).
40) Es falso que Yeshua justifique al impío [es decir, al hombre que rehúsa arrepentirse, y comenzar a obedecer los mandamientos]; pues, si fuese cierto que Yeshua justifica la impío, entonce Yeshua sería abominable ante יהוה , según Prov. 17:15.
41) Es falso que la Justicia se alcance solo por la Fe, y no por obrar según lo ordenado en la Ley. ¿Por que? Pues porque, Finees, obró según lo ordenado en la Ley [dando muerte a los dos adúlteros, según Lev. 20:10]; y, su obrar según la Ley, le fue contado por Justicia (Salmo 106:29-31).
42) Es falso que, nuestro bienestar eterno, dependa de aceptar la religión [o teología] correcta; pues, en realidad, depende de que conozcamos a Dios, dando “buen fruto”, y haciendo [con nuestras propias manos] el bien y la justicia que encarnan los mandamientos dados por יהוה a Moisés [según grabados sobre las dos Tablas de Piedra]. ¿Por que? Pues porque, la Ley, muestra que cada persona recibirá el mismo bien [o mal] que haya sembrado (Jeremías 22:15-16, Génesis 4:6-7, Prov. 22:8, Jueces 1:7, Isaías 58:7-12, Isaías 3:10-11).
43) Es falso que, el hombre que escribió casi la mitad de las epístolas que conforman el B’rit Hadasha [el apóstol Pablo, paz sea con el], haya sido una fuente confiable de sabiduría y conocimiento de la Fe Hebrea [¡pues ni siquiera sabia quien era el Sumo sacerdote Judío, según Hechos 23:3-5!].

Finalmente, si la Ley dice una cosa, y el B’rit Hadasha dice otra cosa [o algo contrario], entonces es el B’rit Hadasha [y no la Ley], el que está equivocado. ¿Por que? Pues porque sería extraviado creer que, las enseñanzas de Yeshua, son “el cumplimiento de la Ley” (Mateo 5:17), si tales enseñanzas “no cumplen” con lo que la Ley enseña y ordena. En adición, las verdades Divinas reveladas en la Escritura Hebrea, son finales e irrevocables; pues, la Ley, no puede ser abrogada, ni mucho menos quebrantada, según Deut. 4:2. Y, el B’rit Hadasha, confirma esta misma verdad, cuando cita a Yeshua diciendo: «la Escritura [es decir, la Ley], no puede ser quebrantada» (Juan 10:35).
Y, las anteriores, son algunas de las razones por las cuales, los “Benei Elyon”, respetan y admiran la figura de Yeshua (paz sea con él), pero rechazan tajantemente las cosas que, acerca de Yeshua, afirma la noble Teología Nazarena. ¿Quien es un “Benei Elyon”? Pues es todo hombre y toda mujer que cree en hacer el bien que ordena la Ley: en no juzgar injustamente a nadie, en no aceptar [o “aprobar”] la conducta de los impíos, en defender al débil y al huérfano, en hacer justicia [dando caridad] al afligido y al menesteroso, y en librar a los afligidos y necesitados de mano de los impíos. Estos creyentes, son aquellos a los cuales alude la Escritura Hebrea, cuando dice: “Vosotros sois dioses, y todos vosotros [sois] “Benei Elyon” (hijos del Altísimo)- Salmo 82:6. ¿Por que rechazan los Benei Elyon las cosas que, acerca de Yeshua, postula la noble teología Nazarena? Pues porque, como hemos demostrado, cada una de ellas niega y contradice lo claramente revelado por יהוה en la Ley, en los Profetas, y en los Escritos (la Tanak). Y, la palabra Hebrea que la Tanak utiliza para designar a quien se opone a la dicho y ordenado por el Creador, es “Ha Satan”; un termino Hebreo que literalmente significa “El Satanás”.
¿Que debe hacer entonces el Hombre que desea abandonar las mentiras en las cuales ha sido instruido, para volver en cambio a la senda antigua de la pura, clara, y sencilla fe en la Ley de Dios? Pues debe renunciar al engaño y la maldad; jurando fidelidad y obediencia a יהוה (Adonai Yah, el Dios de Israel, bendito sea); y haciendo la siguiente confesión pública- «Oh יהוה (Adonai Yah), Señor Dios de Abraham, Confieso que No hay otro Dios, ni hay otro Salvador, tan grande como Tu; Confieso que no hay otro profeta, tan grande como Moisés; ni hay otra Ley, tan grande como Tus Diez Mandamientos. Confieso que no hay otra Escritura, tan grande como Tu Torah; ni hay otro pueblo, tan grande como Israel. Y confieso que no hay otra teología tan grande, verdadera, y justa, como la de “Medida por Medida” (o “Siembra y Cosecha”): recompensar a cada uno, con el mismo bien que, con sus obras, haya voluntariamente sembrado; y castigar a cada uno con el mismo mal que, con sus obras, haya voluntariamente sembrado (sin nunca haberse arrepentido). Gracias, porque has escuchado mi oración, y has perdonado [como prometiste] mis pecados. Y gracias por haberme hecho en este día, miembro integral de tu Pueblo Santo; el Pueblo de Dios que esta prefigurado en la Nación de Israel. Amén».

JesusEraPecadorPuesNecesitoAPrenderObedienciaSinLogo

 

Judaismo Universal : Toda gran Verdad, experimenta tres etapas de desarrollo

Standard

Toda gran verdad [es decir, todo aquello que eche por tierra una gran mentira], experimenta tres etapas de desarrollo:

1) Primero, la rechazamos y la ridiculizamos

2) Segundo, como no tenemos argumentos racionales para combatirla, pues recurrimos al insulto y a la violencia

3) finalmente, cuando aceptamos el hecho de que el ridículo y la violencia no son suficientes como para deshacernos de ella, la ponderamos sosegadamente, y descubrimos que era una verdad auto-evidente [y que solamente fue nuestra terca y pecaminosa obstinación en seguir la mentira, lo que nos impidió poder percibirlo]

DiosNoTienePadreHijoNiHermano

Judaismo Universal : La ingenua credulidad del creyente Nazareno

Standard

Un sincero [pero ingenuamente crédulo] cristiano, fustiga a un creyente Hebreo con las siguientes palabras: “Sería bueno que imprimieras todas tus enseñanzas e hicieras varios libros, para [que] cuando regrese Jesús, los saques y busques como tragarte esas palabras”.
Y el creyente le contesta diciendo sosegadamente: “¿Cuando vuelva Jesús? ¿Como puede Jesús “volver”? ¿Acaso no enseña el Evangelio que Jesús (paz sea con el) tomo mi lugar, y sufrió el castigo que me correspondía? ¿Y cual dice el Evangelio que era ese castigo? ¿No era arder eternamente en el infierno? ¿Como puede Jesús tomar mi lugar (ardiendo eternamente en el infierno), y a la misma vez volver tranquilamente a la Tierra? ¿Esta Jesús sufriendo mi castigo eterno en el infierno? ¿O no lo esta? ¿O es que acaso mintió el Nazareno?” 

JesusEraPecadorPuesNecesitoAPrenderObedienciaSinLogo

 

La Forma Sutil en la Que los Netsaritas (Cristianos) niegan al Dios de Israel

Standard

El Dios de Israel, se llama יהוה (Adonai Yah, bendito sea). Este Dios, revelo a Israel que no hay ningún otro Dios fuera de Él, como esta escrito: «¿Quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino YO יהוה (Yah)? Y NO HAY MÁS DIOS QUE YO; Dios justo y Salvador; NINGÚN OTRO FUERA DE MÍ». (Isaías 45:21). Note que Yah dice claramente que El es el único Dios. Pero, como Ha Satan (el opositor) siempre niega la palabra de Dios, pues se las arreglo para que los Netsaritas alegaran que Yah no es el único Dios, sino la cabeza de un Dios mas grande; un Dios “Trino” compuesto por Yah, por Jesús, y por el Espíritu Santo. Note la sutileza con la que Satán se opone a la palabra de Dios: A la misma vez que alega “creer” en el Dios de Israel, LA TEOLOGÍA NAZARENA INSINÚA QUE YAH NO ES EL UNICO Y VERDADERO DIOS; SINO QUE, EL VERDADERO DIOS, ES EN REALIDAD ALGO MUCHO MAYOR [Y MÁS PODEROSO] QUE YAH; UNA SUPUESTA “TRINIDAD”, DE LA CUAL YAH ES SOLAMENTE UNA FRACCION. Y, es por esto, que los Judíos nunca pueden aceptar la teología Nazarena, pues esa teología niega [directa o indirectamente] todas y cada una de las verdades reveladas por Dios a Israel, a través de Moisés y de los profetas.

Judaismo Universal : La Idolatría Nazarena

Standard

Cuando adoran al Galileo, como si fuese el único y verdadero Dios de Israel, los Nazarenos cometen el mortal pecado de la idolatría [adorar lo creado, en vez de adorar solamente al Creador]. Es que, al igual que toda otra criatura, Jesús tuvo un comienzo; pues su alma y su cuerpo comenzaron a existir solo en el momento en que fueron concebidos dentro del vientre de María. De hecho, el Evangelio presenta a Jesús reconociendo que no era Dios. ¿Donde? Pues en el pasaje que dice: “QUE TE CONOZCAN A TI, el único Dios verdadero” (Juan 17:3). Es que, Si Jesús hubiese sido el único Dios, no habría dicho “QUE TE CONOZCAN A TI, el único Dios verdadero” (Juan 17:3); sino que habría dicho- “QUE ME CONOZCAN A MI, el único Dios verdadero”. Y, la Biblia Cristiana, confirma que Jesús tenia un Dios, cuando dice: “BENDITO SEA EL DIOS Y PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO”- Efesios 1:3.
Es decir, Jesús no solamente tenia un Padre Celestial, sino que, ese Padre Celestial, era también su Dios. Como esta escrito: “SUBO A MI PADRE Y A VUESTRO PADRE, A MI DIOS Y A VUESTRO DIOS”- JUAN 20:17.
Finalmente, los primeros seguidores del Galileo, no tenían duda alguna de que Jesús tenia un Dios al cual rogar pidiendo ayuda y auxilio. Como esta escrito: “Y Marta dijo a Jesús… Mas también sé ahora que, TODO LO QUE PIDAS A DIOS, DIOS TE LO DARÁ”- Juan 11:21-22.