Independent Minyan : Yeshua (Jesús de Nazaret, paz y bendición sean con él) no pudo haber sido el Mesías; pues, el verdadero Mesías, era “el espíritu” que ya se había manifestado en otro hombre; un hombre al cual la Escritura Hebrea identificaba por nombre y apellido

Standard

Si el Mesías es en efecto un hombre, ¿quien podría ser? Y, ¿que relación podría tener con el Mesías que siguen tanto Cristianos como Musulmanes? Veamos a continuación lo que al respecto enseña la Tanak (la Escritura Hebrea): Comenzaremos diciendo que, el Libro de los Salmos, enseña con claridad meridiana que, el rey David, es a su vez el Mesías. Y, la palabra Hebrea “Mesías”, no es sino la traducción al Castellano de la palabra Hebrea “Mashiach” (o “Meshiaj”); una palabra que literalmente significa “ungido” (con aceite). Cabe notar que, esta “unción” con aceite, era algo que estaba típicamente reservado para los Reyes y Sacerdotes de Israel [pero no era exclusivo de ellos; pues, en Isaías 45:1, la Escritura Hebrea también llama “Mesías” a Ciro, un gran Rey Persa].
La Escritura predice que, este Rey Mesías, habrá de reinar un día sobre toda la Tierra. Como enseña el Salmo 89: «Masquil de Etán Ezraíta: Entonces hablaste en visión a tu santo, Y dijiste: HE PUESTO EL SOCORRO SOBRE UNO QUE ES PODEROSO; HE EXALTADO A UN ESCOGIDO DE MI PUEBLO. HALLÉ A DAVID MI SIERVO; LO UNGÍ CON MI SANTA UNCIÓN (EN ESTE VERSO, LA FRASE HEBREA TRADUCIDA COMO “LO UNGI”, LITERALMENTE SIGNIFICA “LO HICE MESIAS”). Mi mano estará siempre con él, Mi brazo también lo fortalecerá. No lo sorprenderá el enemigo, Ni hijo de iniquidad lo quebrantará; Sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos, Y heriré a los que le aborrecen. Mi verdad y mi misericordia estarán con él, Y en mi nombre será exaltado su poder. Asimismo pondré su mano sobre el mar, Y sobre los ríos su diestra. EL ME CLAMARÁ: MI PADRE ERES TÚ, MI DIOS, y la roca de mi salvación. YO TAMBIÉN LE PONDRÉ POR PRIMOGÉNITO, EL MÁS EXCELSO DE LOS REYES DE LA TIERRA. Para siempre le conservaré mi misericordia, Y MI PACTO SERÁ FIRME CON ÉL. Pondré su descendencia para siempre, Y SU TRONO COMO LOS DÍAS DE LOS CIELOS. SI DEJAREN SUS HIJOS MI LEY, Y no anduvieren en mis juicios, Si profanaren mis estatutos, Y NO GUARDAREN MIS MANDAMIENTOS, ENTONCES CASTIGARÉ CON VARA SU REBELIÓN, Y CON AZOTES SUS INIQUIDADES. Mas no quitaré de él mi misericordia, Ni falsearé mi verdad. No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. UNA VEZ HE JURADO POR MI SANTIDAD, Y NO MENTIRÉ A DAVID. Su descendencia será para siempre, y SU TRONO (SERÁ ETERNO) COMO EL SOL DELANTE DE MÍ. COMO LA LUNA SERÁ FIRME PARA SIEMPRE, Y como un testigo fiel en el cielo. Selah» (Salmo 89:19-37).
NOTA: observe como, el Mesías del anterior pasaje, sería uno que exhortaría a “sus hijos” a no abandonar la Ley [a fin de no tener que ser castigados con vara ni azotes]; y, este último detalle, descalifica al Nazareno, quien exhorto a sus hijos [espirituales] a abandonar la Ley (como dice el evangelio: “La Ley y los profetas, eran hasta Juan”- Lucas 16:16).
El hecho de que [al final de los tiempos] David será el Rey Ungido que reinará sobre todo Israel (así como sobre todos los pueblos de la Tierra) es también enseñado por el profeta Jeremías, cuando dice: «¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado. EN AQUEL DÍA, dice יהוה de los ejércitos, yo quebraré su yugo de tu cuello, y romperé tus coyundas, y EXTRANJEROS NO LO VOLVERÁN MÁS A PONER EN SERVIDUMBRE, SINO QUE SERVIRAN A יהוה su Dios, y a DAVID SU REY, A QUIEN YO LES LEVANTARE (de entre los muertos)»- Jeremías 30:7-9.
El profeta Ezequiel, confirmo esto mismo, cuando dijo: «… Y les dirás: Así ha dicho יהוה el Señor: HE AQUÍ, YO TOMO A LOS HIJOS DE ISRAEL DE ENTRE LAS NACIONES a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, Y UN REY SERÁ A TODOS ELLOS POR REY; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, Y LOS LIMPIARÉ; Y ME SERÁN POR PUEBLO, y yo a ellos por Dios. MI SIERVO DAVID SERÁ REY SOBRE ELLOS, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, Y MIS ESTATUTOS GUARDARÁN, y los pondrán por obra» (Ezequiel 3:21-24). NOTA: observe nuevamente como se predice que, el verdadero Mesías, llevara a Israel de vuelta a la obediencia a la Ley, y no a su abandono [como es el caso con el Nazareno].
En adición, el mas sabio de todos los hombres (el rey Salomón), intimó también esta misma verdad, cuando dijo: “NADA HAY NUEVO DEBAJO DEL SOL (ES DECIR, NO HAY NADA NUEVO EN ESTE MUNDO)”- Eclesiastés 1:9. En otras palabras, Salomón afirma que, si en el futuro habría de venir algún Rey Mesías, no podía ser un “nuevo” Rey Mesías [pues Salomón dice que no hay nada “nuevo” debajo del Sol]; sino que tenia que ser un Rey que ya hubiese reinado antes (o durante) la época en que Salomón escribe su libro de Eclesiastés. Pero, como solo dos reyes Hebreos (Saúl Y David) habían sido “ungidos” ( o hechos “Mesias”) antes del Rey Salomón, ese Rey “ungido” (o “Mesías”), tendría que haber sido [por eliminación] el Rey David; ya que fue el único de los dos que contó con el claro e inequívoco favor Divino.
Pero, ¿donde deja esta interpretación a los dos billones de Cristianos que aseguran rotundamente que Jesús fue en efecto el Mesías? Pues la contestación es la siguiente: ya que la Escritura dice claramente que David es el Mesías, cualquier otro posible Mesías no puede ser otra cosa sino una posible manifestación del espíritu del Rey David. Es decir, así como el Cristianismo reclama que Juan el Bautista fue una manifestación del espíritu de Elías; de ese mismo modo el Galileo pudo haber sido una manifestación del espíritu de David. Y esto a su vez explica el hecho de que, cuando Herodes toma (ilícitamente) por mujer a la esposa de su hermano Felipe (una grave violación de la Ley de Dios) fue Juan el Bautista (¡y no Jesús!) quien sorprendentemente tuvo el valor y la fe de confrontarle (Marcos 6:14-18).
¿Como es posible que Juan el Bautista (un mero pecador) pudiese haber mostrado un mayor celo por cumplir el mandamiento Divino [que ordenaba amonestar al impío, según Ezequiel 3:18], que lo que mostró aquel que alegadamente era el Mesías? Pues es posible que, el espíritu de David (que intentaba manifestarse en el Galileo), conociera instintivamente que, en su anterior vida, había sido culpable de cometer el mismo pecado que ahora cometía Herodes: tomar (ilícitamente) por mujer a Betsabé, la esposa de su “hermano” Israelita (Urías Heteo). Así, el espíritu de David [que se manifestaba en Jesús], le impedía “sacar la paja del ojo del Rey Herodes”, sabiendo que, en su anterior vida (como el Rey David), había tenido en su propio ojo “una viga mucho mas grande”.
Pero, si existe la posibilidad de que Jesús haya encarnado al espíritu del Mesías David, ¿Por que no fue Jesús la ultima y suprema manifestación de ese Mesías? ¿En que falló el Nazareno? Pues la respuesta es que, Jesús, cayó en el mismo error que cayó el primer Rey ungido (es decir, el Rey Saúl); pues se exaltó exageradamente a sí mismo, y se enfrascó en una continua guerra contra aquellos hermanos hebreos que percibía como competidores por el poder (los escribas, los saduceos, y los fariseos). Y, enfrascándose en tal conflicto, el Nazareno dió la espalda al espíritu de David. Es que, el espíritu que se manifestó en el Rey David, fue el espíritu de quien rehúsa difamar, maldecir, o siquiera levantar la mano contra aquellos que le oprimen, que le persiguen, y que rehúsan reconocerle. De hecho, David no solamente rehusó contender contra Saúl por la obtención un reino y un poder que en justicia pertenecían a David [pues Dios así se lo había prometido por medio de Samuel], sino que se anonadó a si mismo, renunciando a su título de “Ungido” [o “Mesías”], para conferirlo en cambio a Saúl [quien no era digno de tal distinción], como esta escrito: «He aquí han visto hoy tus ojos cómo יהוה te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdoné, porque dije: NO EXTENDERÉ MI MANO CONTRA MI SEÑOR, PORQUE ES EL UNGIDO DE יהוה» (1ra Samuel 24:10).
NOTA: en este ultimo pasaje, la palabra Hebrea que se ha traducido como “ungido”, es “Mashiach” (una palabra que traducimos al Castellano como “Mesías”). Así que, el espíritu de David, se anonadó a si mismo hasta lo sumo, honrando a aquel que le odiaba, que le despreciaba, y que intentaba matarle; no pagando mal con mal, sino atribuyéndole poder y gloria a su enemigo [es decir, atribuyéndole a Saúl el titulo de Señor, y Mesías]. Y, esta suprema y Divina bondad [que caracterizó al espíritu de David], fue la que no fue perfecta en el Nazareno, impidiéndole de ese modo el triunfo.
Al final de los tiempos, el Rey David (es decir, su espíritu) volverá a manifestarse en medio de Israel, exhortando al pueblo a volver a la obediencia individual y colectiva de la Ley Divina. Muchos en Israel seguirán su llamado, pero las naciones gentiles le aborrecerán, tildándole de “Anti-cristo”. Entonces, guiados por un gran Engañador, traerán sus ejércitos a la Tierra Santa, para hacerle la guerra a Israel- como esta escrito: «¿Por qué se amotinan las naciones gentiles? ¿Por qué hacen planes vanos? LOS REYES Y GOBERNANTES DE LA TIERRA SE REBELAN, Y JUNTOS CONSPIRAN CONTRA EL SEÑOR [יהוה] Y SU REY UNGIDO [Su Mesías David]. Y gritan: “¡Vamos a quitarnos sus cadenas! ¡Vamos a librarnos de sus ataduras! (es decir, las cadenas y las ataduras de la Ley de Dios)”»- Salmo 2:1-3, Biblia “Dios Habla Hoy”. Pero, cuando hagan la guerra, Dios intervendrá, dando a David y a Israel, una aplastante y sobrenatural victoria. Esto hará que los gentiles entiendan lo errado que estuvieron con respecto a Israel [a quien siempre habían considerado ser “enemigo de Dios”], así como lo errado de las creencias surgidas tanto del antiguo Monte Calvario, como del antiguo Monte de Hira [es decir, lo errado de las teologías Mesiánicas de tanto Cristianos como Musulmanes]. Como esta escrito: «desde los confines de la Tierra VENDRÁN A TI (EN ISRAEL) LAS NACIONES GENTILES, Y DIRÁN: “SÓLO MENTIRA HEREDARON NUESTROS ANTEPASADOS; HEREDARON LO ABSURDO, LO QUE NO SIRVE PARA NADA”» (Jeremías 16:19).
Y esto también dará cumplimiento a la profecía que dice: «DELANTE DE SU ROSTRO IBA MORTANDAD, Y A SUS PIES SALÍAN CARBONES ENCENDIDOS. Se levantó, y midió la tierra; Miró, e hizo temblar las gentes; LOS MONTES ANTIGUOS (es decir, el monte Calvario, y el monte Hira, que representan respectivamente al Cristianismo y al Islam) FUERON DESMENUZADOS» (Habacuc 3:5-6).
Entonces, luego que las naciones gentiles reconozcan la vanidad de sus respectivas teologías, sentirán un vivo deseo de “subir” a Jerusalén, y de acercarse al pueblo Hebreo, a fin de participar de las fiestas Sagradas, y aprender de ellos el camino de Dios. Como esta escrito: «VENDRAN MUCHAS NACIONES [GENTILES], Y DIRAN: VENID, Y SUBAMOS AL MONTE DE יהוה, Y A LA CASA DEL DIOS DE JACOB; Y NOS ENSEÑARA EN SUS CAMINOS, Y ANDAREMOS POR SUS VEREDAS; PORQUE DE SION SALDRA LA TORAH (LA LEY), y de Jerusalén la palabra de יהוה . Y como también dice en otro lugar: «En aquellos días ACONTECERÁ QUE DIEZ HOMBRES DE LAS NACIONES DE TODA LENGUA, TOMARÁN DEL MANTO A UN JUDÍO, DICIENDO: IREMOS CON VOSOTROS, PORQUE HEMOS OÍDO QUE DIOS ESTÁ CON VOSOTROS» (Zacarías 8:23, RVR 1960); «Y SERÁ QUE DE MES EN MES, Y DE SÁBADO EN SÁBADO, VENDRÁ TODA CARNE A ADORAR DELANTE DE MÍ, dijo יהוה » (Isaías 66:23, versión Reina Valera antigua); «Y TODOS LOS QUE SOBREVIVIEREN DE LAS NACIONES QUE VINIERON CONTRA JERUSALÉN, SUBIRÁN DE AÑO EN AÑO, Para adorar al Rey, a יהוה de los ejércitos, y A CELEBRAR LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS» (Zacarías 14:16).
Y, lo hasta aquí expuesto, esta intimado en el hecho de que, el valor numérico de la palabra Hebrea “Mashiach” (Mesías), y el valor numérico de la palabra Hebrea “Nachash” (Serpiente) eran exactamente el mismo (es decir, 358); como intimando que, tal y como la serpiente se arrastra a si misma por la tierra; de ese mismo modo el Mesías era el espíritu de la persona que se arrastra a si misma por la Tierra; es decir, la persona que, aunque grande, no toma crédito para si mismo [tal y como fue el caso con Avraham; quien, a pesar de que sabía que sería padre de muchos pueblos, se humilló a si mismo, confesando que no era otra cosa sino polvo y ceniza, según Génesis 18:27].
Y este “arrastrarse por la tierra” que caracteriza al Mesías, es una figura del hombre justo; el hombre que ha permitido que Dios “derribe” (o “haga caer “) el Tabernáculo de su vano orgullo, a fin de permitir que Dios le convierta en un tabernáculo viviente; en un humilde templo donde mora la presencia Divina. Es que, la salvación Divina, no habita con los que se exaltan a si mismo [buscando su propia gloria], sino con aquellos que se anonadan a si mismos; con los humildes, y con los quebrantados- Como esta escrito: «YO HABITO en la altura y la santidad, y CON EL QUEBRANTADO Y HUMILDE DE ESPÍRITU, PARA HACER VIVIR EL ESPÍRITU DE LOS HUMILDES, Y PARA VIVIFICAR EL CORAZÓN DE LOS QUEBRANTADOS»- Isaías 57:15.
Y es por esto que, aunque noble y santo, el Tabernáculo que iba por el desierto con los Israelitas [y en el cual moraba la presencia Divina], tenia que periódicamente ser “hecho pedazos” [es decir, tenia que “dejarse caer”], a fin de ser llevado a una nueva localización, donde seria de bendición y salvación para toda la congregación de Israel.
Así, el que David es el paradigma de este “tabernáculo caído” [que será un día exaltado como Rey y señor], es enseñado en el pasaje de la Escritura que literalmente dice: «En aquel día, RESTAURARE EL TABERNACULO DE DAVID, QUE ES “CAIDO”» (Amós 9:11). Y esto es corroborado en una tradición Judía, que narra lo siguiente: «El Rabino Nachman preguntó al Rabino Isaac: ¿Haz oído cuando habrá de venir “Bar Nafle” (el Hijo del Caído)? El otro respondió- “¿Quien es Bar Nafle?” Y el primero dijo- “¡Es el Mesías!” A lo cual el segundo respondió- “¿Al Mesías llamas Bar Nafle”? Y el primero contestó- Le llamo así, pues escrito esta- «En aquel día, levantaré el Tabernáculo de David, que es “Caído” (“Nafle”)»- Talmud Babilónico, Sanedrin 96b.

 

NoVemosLasCosasComoSonSinoComoSomosSmall

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s